Los griegos y romanos la utilizaban para mejorar su digestión, Herodoto geógrafo e historiador (484-425 AC.) menciona el uso de la canela. Tenía sobre todo, uso medicinal y estético.

Los romanos, comerciaron con países como India o Ceylan e iniciaron el consumo de canela en su gastronomía al final de su etapa imperial (entre los siglos III y IV d.C.), introduciéndola en sus dominios a través de la ruta de la seda desde China hasta las zonas orientales de Europa y las colonias egipcias del Mar Rojo.

Los emperadores romanos utilizaban la canela como perfume ya que los seplasarii o perfumistas la vendían al pie del Capitolio, incluso se cuenta que Nerón, tras la muerte de su esposa, hizo quemar en una pira funeraria toda la canela almacenada en la ciudad de Roma en el año 65.

 

Este vino recibe su nombre en honor a uno de los grandes mitos de la sensualidad en la antigüedad: MESALINA, esposa del emperador Claudio. Que era famosa por sus artes amatorias y su conocimiento de productos afrodisiacos como la canela.

Notas de cata

Vino tinto color rojo granate de capa alta; en nariz intenso y con aromas a canela y miel, en boca es intenso con sabor a especias y con un punto final dulce.

Maridaje

Debido a la intensidad y fuerza de la canela, su maridaje por es mucho más limitado, por su intenso aroma y sabor a canela, ya que fundamentalmente se bebía al final de los banquetes, en la Comisatio romana,  acompañados de frutos secos.

 

Excelente en platos de carne con salsas de canela y/ó dulces.  Es un vino agradable para la sobremesa o la tarde junto con algunos dulces de repostería donde se emplea la canela y pastas de té.