La mitología romana cuenta la historia de varias doncellas de extraordinaria belleza que fueron víctimas de la ira de Venus cuando Cupido las juzgó más hermosas que la diosa. Enfurecida de celos, Venus golpeó a las doncellas hasta que éstas se pusieron azules y se transformaron en violetas.

Las violetas son consideradas un regalo de buena suerte durante cualquier estación.

El violeta es el color del poder y la violencia. Históricamente el púrpura violado era el color de los poderosos, de los que gobernaban. Antiguamente el color para honrar a Dios, era el mismo color que el de los soberanos. En Roma, el púrpura era por ley el color imperial. También el color de la penitencia y la sobriedad, y uno de los colores de la devoción y la fe.

 

Este vino se ha elaborado siguiendo las indicaciones ofrecidas hace casi 2.000 años por el gastrónomo Apicio o Paladio.  La maceración del vino de violetas seguía el mismo proceso que el de rosas. Si quiere conocerlo observe la fabricación de nuestro vino SANGVIS.

 

El nombre de ANTINOO lo adquiere del preferido de Adriano. Un joven que cautivó hasta tal punto al emperador, que tras su muerte de manera accidental en las aguas del Nilo, fue divinizado como simbolo de juventud, fuerza, poder y belleza.

Notas de cata

Vino tinto de color violáceo de capa alta, en nariz intensidad alta a violetas y uvas pasas. En boca es irresistible la sensación de las violetas intensa y duradera junto con las notas dulces de la miel al final.

Maridaje

Aunque por su intenso aroma floral y su impactante sabor a violetas, es interesante su uso con alimentos y platos de sabor suave aunque especiado, ya que su base de confitura marida de manera excelente, ya sea por complementación o por contraste:

  • Platos de carne a la parrilla y hamburguesas
  • Jamones y cecinas.
  • Quesos de cabra y ensaladas con curados.  
  • Aves, pescados y carnes rojas aderezados con salsas suaves, ligeramente picantes  y aromáticas.
  • Ensaladas de frutas, chocolates, pastas y galletas.